PROYECTO DCARA

Ya sé que parecerá un propósito para el nuevo año, sin embargo, nada más lejos de la realidad.

Este será el tercer año que trabajo en el nuevo proyecto DCARA, cuyo objetivo es el de crear oportunidades para personas en riesgo de exclusión social;  actuando principalmente en el entorno de la violencia de género y de la pobreza infantil.

Para ello he diseñado dos lineas de artículos textiles:

  • COMPLEMENTOS DE MODA MASCULINA
  • ARTÍCULOS PARA CAMPAÑAS SOCIALES.

La idea es que todos estos artículos se confeccionen en talleres donde trabajen mujeres que hayan tenido la desgracia de pasar por las situaciones arriba mencionadas.

Los complementos se comercializarán en el sector de moda masculina, a través de soportes online y en el canal retail, (si nos los compran).

Nuestros PRINCIPALES VALORES DIFERENCIALES son:

  • DISEÑO ÚNICO E INNOVADOR (producto) 
  • CALIDAD (producto)
  • SOSTENIBILIDAD (producto)
  • ECONOMÍA SOCIAL (proyecto)
  • ECONOMÍA SOSTENIBLE (proyecto)

En cuanto a los artículos para campañas sociales, creemos que la forma más directa de colaborar con colectivos más desfavorecidos es aportando:

  • OPORTUNIDADES LABORALES
  • BENEFICIOS COMERCIALES
  • SENSIBILIZACIÓN SOCIAL
  • VISIBILIDAD SOCIAL (Haciendo más “ruido”)

Por todos es sabido que el movimiento genera energía, y en el proyecto DCARA, queremos movernos para generarla en favor de causas justas.

Espero de todo corazón que este movimiento genere el interés de muchas personas, y que éste, se convierta en un HURACÁN SOCIAL.

Juan Antonio Pestaña

 

Anuncios

NO ME LO CREO

Hace dos años y siete meses, mi esposa y yo fuimos a buscar a nuestro hijo.

Todavía hoy me emociono al recordar el instante exacto en que él y yo nos miramos a los ojos y nos sonreímos. Me puse en cuclillas estirando los brazos en señal de bienvenida a mi corazón y él entró de lleno.

Todavía hoy, cuando pienso en aquel precioso instante, veo el brillo de sus ojos y la amplitud de su sonrisa, su temerosa aunque deseada carrera hacia una nueva vida.

También recuerdo cómo el miedo a lo desconocido, a los desconocidos, sacaba de él la parte más oscura del ser. Llantos, gritos, gestos bruscos, golpes… que curiosamente se me están olvidando (igual que a él).

Aunque pasaría horas y horas escribiendo sobre este pequeñajo que ha iluminado mi vida, nuestra vida,  voy a terminar diciendo poco más.

No me creo que las personas seamos incapaces de cambiar nuestra propia vida.

Emprendimiento social

Hace más o menos la mitad de los años que tengo, que me planté ante unas cuantas decenas de personas para explicarles lo que yo pensaba acerca de la relación entre los jóvenes y la personas de la tercera edad (de entonces).

A mi lado se sentaban tres personas más, de la edad que tengo yo ahora, más o menos. Uno era doctor, el otro un periodista de talla nacional, y el tercero… no me acuerdo.

Lo que sí recuerdo es que primero habló el médico; explicó datos y estadísticas, provocando bostezos y miradas de aburrimiento entre el público.

Tras él, me tocaba hablar a mí, un jovenzuelo atrevido, fresco, con grandes ideas, con ganas, con ilusión, con desparpajo, simpático, divertido, con iniciativa, con creatividad… con una gran falta de experiencia que, curiosamente, pasó desapercibida gracias al resto de atributos.

Saqué del bolsillo unas hojas arrancadas de una libreta, las puse sobre la mesa. Miré a mi alrededor sonriendo irónicamente, leí mi nombre y vi al público.

A ellos les dediqué un “BUENOS DÍAS” con todo lo que daba de sí mi boca (que era bastante) Sus respuestas me dieron la fuerza suficiente para memorizar todo lo que me había preparado, olvidándome de que estaba escrito.

Recuerdo que sonreían, que participaban, que se divertían… y yo con ellos…

Hoy, ahora, veinte años más tarde y con casi veinte quilitos de más, también, ha sucedido algo extraño: la experiencia ha pasado por delante de todos los otros atributos, y ya no me atrevo a ponerme ante tanta gente.

Quiero volver a sentir aquella sensación, quiero limar todas las capas que he ido creando a mi alrededor, hasta llegar a encontrarme de nuevo a mí mismo.

Esta primera entrada a este blog quiero que sea la puerta de entrada a una nueva forma de vivir.